29 septiembre 2009

28 septiembre 2009

El Sol y la Luna

 

El Sol y la Luna esconden un secreto en su interior,

Un dulce sentimiento llamado amor,

Ambos, minuto a minuto siguen su camino constante,

Dejando a su paso su dolor desbordante.

La Luna llora en silencio, se mengua su corazón

Al pasar los días agrandando su dolor,

Mientras sus sentimientos crecen en su interior

Manteniéndose con esperanza una ilusión.

El Sol, altivo y radiante sufre con ardor,

Al no poder con sus rayos acariciar a su amor,

Sintiéndose grande por, en la tierra, vida brindar,

Sintiéndose miserable por, en el cielo, no poderla mirar.

El Sol y la Luna se aman, eso lo sabe Dios

Pues amor como ese no existen dos,

El Sol y la Luna condenados están,

A sus vidas por separado tener que llevar

Buscando la manera de poderse encontrar

Esperar el momento deseado para su sueño realizar

Las estrellas son testigos de esa pasión

Y llorar con la Luna sin hallar Solución.

El tiempo ha pasado

Y el instante anhelado ha llegado

El Sol y la Luna se añoran con tantísimo clamor,

Que al llegar el día, eclipsan con un beso de amor.

 

*******

Esto es algo que escribí el 02 de Octubre de 2006

25 septiembre 2009

Tributo a Neji

Les traigo un video que me encantó!! en especial porque es dedicado a uno de mis personajes favoritos *-* es decir: Neji Hyuga

No lo hice yo, sólo lo estoy compartiendo.


Me gustan estos personajes, que se miren malos pero en realidad tengan una razón de serlo y no sólo querer conquistar el mundo o algo así jajaja

Saludos

Y hasta la próxima!

24 septiembre 2009

Palabras

Palabras al viento, sin sentido ni valor,

abrazos torpes sin aprecio ni calor,

sentimientos consumidos por la ambición,

risas y alegrías al borde de la extinción.

Sentimientos ahogados

secretos callados.

frases y frases construimos,

palabras, sólo palabras y nada decimos.

¿Es ese el nuevo ser humano,

una existencia vacía es lo que hemos creado?

Lanzamos con esperanzas preguntas a lo eterno

y buscamos las respuestas en la depresión del averno.

¿Cuál es nuestro propósito en el mundo?

¿Cuáles son nuestras metas, deseos? Añorar y soñar, ¿cuantos sin final?,

Sonrisas e ilusiones ¿guiándonos a un desenlace fatal?

Preguntas sin respuesta,

Sólo palabras, palabras que nada nos cuestan.

Muerte y destrucción,

lágrimas y desolación,

parece ser lo único que podemos sembrar.

Guerras sin fin, odio por montón

son los frutos de nuestra creación,

Racismo, prejuicios, desprecio heredado al futuro

La paciencia y el amor, atrapados se encuentran en un muro.

Pasado sin comprender,

ignorancia e indiferencia a flor de piel,

Presente buscando en el ayer

Sueños rotos y esperanzas por nacer,

Y al final del camino

Vagamos sin rumbo gritándole al olvido

Lo mucho que queremos vivir,

lo mucho que deseamos nuestro destino seguir.

Palabras susurradas al viento

Palabras, sólo palabras, eso es lo que tengo…

21 septiembre 2009

Soledad…

 

 

En un rincón oscuro, espero de la luz su compañía,

Que me reconforte con su presencia y espante la agonía.

Ya no se si es necesario exprimir el sol para sentir un poco de calor

Pues la frialdad de la indiferencia de la humanidad congela el alma y nubla el corazón

20 septiembre 2009

Vivimos para Servir


Hoy fui a la iglesia (que novedad, ¿no? y me llamó la atención algo que dijo el padre. Habló de la humildad, del servir, de ser el apoyo de otros; de no dejarnos guiar por la soberbia, el odio o la avaricia.


Mencionó que muchos desean tener un buen puesto en su trabajo, ganar mejor y tener mejores cosas pero que jamás llegarían al reino de dios pues ese no era el camino. No recuerdo sus palabras con exactitud, y no sé si la conclusión fue producto de mi mente retorcida pero... me dio a entender que el reino de dios es de los que menos tienen, de los pobres y humildes. Reafirmó que no había nada de malo ser un sirviente, una de esas personas que les limpian a los ricos y me quedé O.O ¿Dijo lo que yo entendí? porque lo que yo capté fue esto:



  1. No te esfuerces, sigue siendo un fracasado que así es como llegarás al reino de los cielos.


  2. Naciste pobre y no está mal que estés así, los ricos tienen dinero pero tu tienes tu lugar cerca de dios.


  3. Que los poderosos gocen de su fortuna, tu gozarás de algo mejor en el más allá.

¡NO puede ser posible! ¿es así como funcionan las cosas? hasta donde sabía nadie tenía asegurado el lugar en el paraíso por la condición social en la que nacen ¿es acaso un pecado aspirar algo mejor, aún cuando lo consigas con el sudor de tu frente y no olvides tu humildad y sencillez?


Creí que se nos condenaría por nuestras malas acciones ¡no por nuestro status social! una persona, siendo "pobre" puede ser un mentiroso, ladrón pero también hay muchos que no han olvidado ser sencillos, amoros y honestos. Los ricos mienten, roban y manipulan, pero no todos son así, hay gente que es altruista, pacifista y ayudan a los que menos tienen. ¿qué se les tomará en cuenta? Las acciones ¿o que los ricos no dieron su dinero a los pobres y que los pobres día con día deseen tener más de lo que les ha tocado?


No entiendo, lo que si sé es que salí de la iglesia deseando no haber salido de casa ese día.

19 septiembre 2009

18 septiembre 2009

¿Qué ves en mis ojos?

Título: ¿Qué ves en mis ojos?
Autora: Ariadna Itzé Ortega Flores
Seudónimo: Nillossiel, Lilith
Género: Romance * Tragedia
Rango: Para todas las edades

Dedicatoria a todas mis amigas n_n


Notas: Espero les guste, ¿creen adivinar de quién se trata? la chica desde ahorita les digo que es un OC (personaje creado por mí), así que quién quiera ponerse en el lugar de ella ¡adelante! Ah y quiero aclarar que la protagonista de la historia NO soy yo, aclaración por aquello del faninsert.

********

La lluvia cae purificando mi cuerpo, lavando mi rostro, calmando el dolor, limpiando mis heridas. Que bella es la lluvia y sentirla recorrer mi piel. El frío provocado por mi alma al abandonar lentamente mi cuerpo, sentir... sí, que bello es sentir.

Sentir la dulzura de tus palabras y el calor de tu abrazo al aferrarme contra tu pecho. Y la oscuridad, como mi amiga fiel había venido a verme partir.

“¿Qué ves en mis ojos?” Te cuestiona mi voz escapándose de mi garganta casi sin darme cuenta. Mi pregunta te toma por sorpresa, tus ojos te delatan, esos ojos que pueden ver más allá que cualquier otro ser humano, esos ojos que pocos ven directamente para evitar caer en la ilusión de tu engaño... me miran ahora dejando al descubierto el horror que te provoca verme de en ese estado, lo sé porque tu corazón se ha acelerado alarmantemente.

“Tranquila, no hables” me dices intentando tranquilizarme, presionando mi vientre de donde brota la sangre sin control.

“Dime por favor ¿qué ves en mis ojos?” Te vuelvo a cuestionar con la voz más débil que antes. Te quedas callado, dudando de la respuesta que deseo oír y que al parecer tus labios no quieren pronunciar. El miedo me oprime el pecho al sólo pensar que, ni siquiera tu habilidad había podido traspasar la barrera de mi soledad.

¿Qué ves en mis ojos? Cualquiera que haya escuchado salir esta pregunta de mis labios... la ha ignorado, como me han ignorado toda la vida. No pueden responderla, pues nunca se han atrevido a verme directamente. Cobardes huyen de mí, evitando mi mirada. Y yo, intento escapar de mi realidad al no permitirles ver dentro de mí.

Mi vida había sido un gran pozo sin fondo, donde vivía suspendida sin llegar al final y sin el consuelo de avanzar hasta la salida. Condenada al vacío eterno, y a morir en vida a cada segundo, a pesar de todos mis fallidos intentos de encontrarle valor a mi existencia en este mundo podrido.

Mi ser, mi verdadero ser se evaporaba al igual que lo hacía mi aliento con el lento pasar del tiempo. Mis súplicas... mis rezos, oídos sólo por las flores arrastradas eran por el viento en un acto de complicidad elevándolas al cielo. Y un día, mis ruegos fueron escuchados... por ti, el ser que abrió las puertas de mi prisión de huesos liberando mi alma y dejando que ésta conociera la belleza del universo.

Ahora siento mi reflejo y en él, apenas y me recuerdo. Puedo ver en mis ojos una luz que creía extinta y que tú has protegido, encendiendo esa llama perdida. Mis memorias, ahora me parecen lejanas, un sueño... una pesadilla. Esa soledad en mi corazón es sustituida por una ligera sonrisa en mis labios y un rubor en mis mejillas. Porque sólo con conocerte, aunque no me digas nada me siento fuerte. Porque tu mirada, temida... odiada, es un consuelo en mi alma.

Mi niñez, ahora me parece borrosa y lejana. Lo que muchos hubieran creído un don yo lo maldecía como el peor de los castigos. “¿Que hice para merecerme esta tortura?” Me preguntaba continuamente. No conocía el calor del amor, de un abrazo humano y el único que conocí casi lo he olvidado. El sol me daba el calor que necesitaba cada mañana y las flores me brindaban las sonrisas que los demás me negaban. La oscuridad mi confidente, la soledad mi única compañía, y el dolor, mi eterna amiga.

Crecí entre odio y desprecios, como un instrumento de guerra que sólo sirve para matar. Apreciada solamente como un arma sin vida a la que no se le permite amar.

Dotada con el dominio de los elementos, usándolos como una extensión más de mi cuerpo. Una empática a la que no le puedes mentir, un cuerpo sin vida a la que no se le permite sentir. Educada para asesinar a los enemigos de la familia, protegiendo a un “Todos” donde no estaba incluida.

Me dirigía a una misión de la que dependían muchas vidas y donde lo más probable era que encontrara mi fin. No había razón para que yo continuara viviendo, pero con cada respiración invocaba al dios de la muerte deseando su aparición, rogando que llevara con él, dándome ese regalo como única consolación.

Cuando me encontraste, yo era un cadáver que se movía por el cumplimiento del deber. Pero tu me rescatase devolviéndome a la vida, sintiéndome volver a nacer.

Entre más los conocía más me intrigaban, pero de entre todos ellos tu te destacabas. Uno de los más temidos dentro de la organización, el único de los que conocí que luchaba por ocultar su dolor.

Muchas veces me quedaba largo tiempo observándote para conocerte y romper esa barrera de secretos que usabas para protegerte. En mi piel sentía tu dolor. El odio que decías te hacía fuerte en batallas, te debilitaba al recordar todo lo que habías hecho para lograr tus metas.

Cada noche me preguntaba si tu podrías descifrar el rompecabezas que había en mí. Si serias capaz de verme a los ojos o serias uno más preparado para huir. Yo estaba dispuesta a dejarte ver lo que ocultan mis sueños, con la esperanza que, de igual forma, yo pudiera penetrar en los tuyos... y lo logré.

Supe que al igual que yo habías crecido sólo. Cumpliendo las expectativas de los demás. Tu, ganándote el respeto y admiración de todos, mientras te perdías a ti mismo y con ello tus deseos perecían; Yo cambiaba esperanzas por odio y rizas por temor, ignorada moría sumida en el dolor, perdiendo sueños que aun no encontraba.

Siento que el alma me abandona y yo... ya no tengo la fuerza para resistirme, tu lo notas  y presionas aún más mi cuerpo, sonrío al ver la perseverancia con la que te aferras a mi vida. “¿Qué ves en mis ojos?” te pregunto sabiendo que es la última vez que lo hago.

Tú, que siempre te muestras como un hombre inquebrantable, hablaste con la voz rota. “¿Qué veo en tus ojos?” respondes con voz apenas perceptible. Observas detenidamente mis ojos, y meditas un poco escogiendo las palabras que pronuncias con gran aplomo “En ellos veo la luz que perdí hace tiempo y la esperanza que abandoné cuando encontré en el odio mi único consuelo”. Ves cómo mi palidez mortal se hace evidente en mi rostro y tú, al saber lo que sigue imaginando lo peor, me sostienes en tus brazos brindándome tu calor.

“Se fuerte, resiste...” suplicas pero ya es demasiado tarde. Ya no hay dolor, el frío está cesando. Me elevo en lo alto y lo que queda de mí dentro de mi cuerpo desaparece en un suspiro. He abandonado mi contenedor en este mundo. Por encima, me veo tendida en el suelo, sujetada por ti que aún no crees que me haya ido. Estoy por alejarme pero antes, en forma etérea me acerco a ti y te rodeo con mis invisibles brazos agradecida por la enorme felicidad que me haz brindado en tan sólo unos meses que te tuve a mi lado. Cada día sustituyó los largos años que pasé oculta en las tinieblas.

Subo a lo eterno, aferrándome a este mundo y permaneciendo en él ligado por el cálido beso que me ata a ti mientras yo me desvanezco.


FIN

16 septiembre 2009

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...